Hosting por


Ayer martes de semana santa, aprovechando que el centro sociocultural estaba desierto, tuvimos una reunión muy larga… tan larga que esta vez sí dio para todo.
Hubo interesantes conversaciones sobre los protocolos del hospital en cuanto al parto y la lactancia. Compartimos nuestras propias experiencias, que casualmente eran opuestas, y así comprobamos cómo nos condiciona parir con un protocolo impersonal, entre normas y alguna que otra humillación… o al contrario, disfrutando de libertad, intimidad y un acompañamiento respetuoso por parte de las matronas.

Más tarde, como no podía ser de otra manera, hablamos sobre cesárea, episiotomía.. y sus consecuencias, que no sólo alcanzan a la lactancia sino a otros importantes aspectos de nuestra vida.
Coincidimos en el papel de la lactancia tras esos duros comienzos, un papel sanador y de vinculación con nuestros bebés… no exenta de sus propias dificultades, sobre todo en los primeros días, pero en suma una experiencia intensa y hermosa que todas nos sentimos felices de vivir.
Intentamos prestar ayuda a dos nuevas mamás, con consejos para que sus bebés se enganchasen al pecho… hubo masajes, lágrimas, ensayos de posturas, apoyo y mucha empatía con su dolor. Esperamos verlas de nuevo, y ver como también ellas mejoran y vuelven a sonreír.
Y por supuesto, esperamos veros de nuevo a todas vosotras, que nos contéis como os va todo y que nos aportéis vuestra compañía y vuestras valiosas experiencias, que son el alma de TETA E COLIÑO!!